fbpx

Programa Redes

La Bogotá de finales del siglo XX estaba maltratada, el narcotráfico y la violencia estaban a la orden del día, muchos problemas sociales resultantes de este proceso emergían en las zonas urbanas del país y en Bogotá el problema se elevaba. Esto en razón a que la capital colombiana es una ciudad que ha acogido a muchos ciudadanos que vienen de provincia, muchas veces expulsados de sus lugares de nacimiento y vivienda por diversos motivos. Los grupos armados al margen de la ley generaron un éxodo catalogado como el más grande documentado en la historia de cualquier país del mundo.

Muchas familias se asentaron en la periferia de la ciudad, algunos como resultado de la violencia, otros por aquel fantasma que nos hace pensar que debemos perpetuarnos en ciertos espacios y que insiste en mantener viva la expresión “el que nace pobre, muere pobre”.

No había otro espacio para ellos en la capital, debían estar al margen, en el rincón de la urbe, en la periferia y por esta razón se extiende un cinturón de pobreza que bordea la zona sur de la ciudad. Los niños de estas familias estaban muy expuestos y vulnerables. Siempre son los niños los que terminan pagando los platos rotos, pero esta vez no estaban solos. En el corazón de varios colaboradores de la Arquidiócesis de Bogotá, se venía gestando el deseo de proponer un plan de atención a los niños, niñas y adolescentes. Su mayor enemigo era el ocio, el tiempo libre, nada qué hacer, nada por hacer.

Con mucho tiempo libre, existía mayor probabilidad de caer en drogas, pandillismo, violencia, desintegración. Fue el padre Motta el que puso la primera piedra: la idea de crear un centro que acogiera a niños y jóvenes en contra jornada escolar en los tiempos libres. Así se dio paso a la creación el Programa Redes, Escuelas para el Tiempo Libre.

Fundado en el año 2003, hoy el programa cuenta con 12 centros en los que se atienden diariamente 850 niños, niñas y adolescentes.

El programa sueña con crecer y ampliar su cobertura. Nuestro compromiso, desde la creación de la Fundación San Antonio está con los niños, niñas y los jóvenes, es por esto que seguimos trabajando para llegar cada vez a más posibles beneficiarios.